Rinoplastia

Rinoplastia

Rinoplastia

La nariz es el eje de nuestro rostro y causa a muchas personas, una profunda insatisfacción.

La rinoplastia es una intervención quirúrgica destinada a la corrección de deformaciones nasales mediante la modificación de su forma, lo que conlleva a una mejora del equilibrio y la armonía facial.

Cada rinoplastia es un caso único que debe evaluarse con detenimiento e individualizarlo.

El aspecto estético definitivo de la nariz tras la intervención deberá seguir una evolución que llevará un tiempo no inferior a los seis meses. Se trata de una evolución lenta y progresiva que puede incluso pasar desapercibida. Sin embargo, hay que insistir en su gran importancia para evaluar el resultado definitivo.

PREOPERATORIO

Como en toda intervención en la primera consulta se analizará el estado de la nariz, la respiración y su estado de salud en general (enfermedades, alergias, medicación).

Se pedirán las pruebas del preoperatorio (ECG, analítica completa y placa de tórax). En caso de que existieran problemas respiratorios se solicitarían pruebas al otorrinolaringólogo.

ANESTESIA

La rinoplastia puede realizarse con anestesia general o local con sedación.

PROCEDIMIENTO QUIRÚRGICO

Existen dos formas de llevar a cabo esta intervención:

  1. Rinoplastia Cerrada: la más común es la que denominamos rinoplastia cerrada. La operación se realiza a través de incisiones en el interior de los orificios nasales de tal forma que no queda visible ninguna cicatriz externa. A través del interior de la nariz, el cirujano puede tallar y modelar los huesos y cartílagos nasales y configurar una nueva estructura. De esta forma, la piel y las membranas se retraen y se adaptan hasta conseguir la forma deseada.
  2. Rinoplastia abierta: está indicada para aquellos casos con mayor grado de deformidad de la punta. Mediante el corte de las membranas de la punta y el dorso, el cirujano accede directamente a las estructuras de la nariz. Este tipo de intervención deja una pequeña cicatriz en la base de la columela.

Hay pacientes que necesitan aumentar el tamaño de su nariz (pacientes de origen asiático, post-traumáticos, etc.) para dar más relieve a la punta, para levantar un dorso hundido o para corregir deformidades. En estos casos, la Dra. Ana M. Torres suele recurrir a injertos con tejidos del propio paciente para dar forma o sostén a la nariz.

HOSPITALIZACIÓN

El paciente suele ingresar el mismo día de la intervención y es dado de alta a la mañana siguiente de la operación.

CUIDADOS POSTERIORES

Ya en quirófano, en algunos casos se colocan taponamientos pequeños que serán retirados al dar el alta del paciente. Habitualmente se coloca un yeso o férula de plástico encima de la nariz, que se retirará a los 7 días.

En esta intervención y siguiendo el protocolo de medicación homeopática no se requieren calmantes salvo en las primeras horas.

contacto
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO

Déjanos tus datos y te llamamos para resolver todas tus dudas o para concertar tu 1ª visita

Si su consulta es urgente, puede llamarnos al teléfono 934 872 342 estaremos encantados de atenderte.

El envío del formulario supone la aceptación de nuestra política de privacidad.

Nuestros clientes opinan

imgok
"Ha sido una de las mejores decisiones de mi vida"

Joana F. Barcelona